Se ha producido un error en este gadget.

23/7/09

"Michael Jackson y la autoconstrucción"

Escrito y publicado por: José Ángel M.G.


Una forma más elaborada intelectualmente, ha sido propuesta por Heidegger: La libertad de escogerse a sí mismo.

Michael Jackson, una muerte anunciada. Se sientan unos precedentes y se siguen los consecuentes, casi como un teorema matemático. Era un modelo de transgresión, de independencia y de absoluta falta de control. Era, dentro de la música pop, un “number one”.

En estos días los partidarios del arco iris están de fiesta y esta coincidencia, permite también considerar el gran tema de la construcción de la propia vida que, de algún modo, en la especie humana siempre es autoconstrucción o no es nada. Comprendo que la gente “sensata” y “normal” pase de estos temas e incluso los huya. Sin embargo, vale la pena que en estos días, de muerte y autodestrucción, planteemos lo que significa el trabajo de la propia autoconstrucción. Todos tenemos, probablemente en el cerebro, unas cuantas tribus de demonios que pugnan por salir y abrir las ventanas y saltar a la calle. Son nuestras raíces genéticas. En la juventud se suele pensar que ese deseo irracional de infinito que tan bien supieron expresar los románticos, son «nuestra identidad». Somos lo que sentimos y las normas sociales convencionales, aparecen como «lo que se nos impone».

Si somos lo que sentimos y se nos impone lo que no sentimos, la reacción elemental, es en primer lugar, denunciar la hipocresía de la sociedad cuyos componentes, imponen a los demás, unas reglas de conducta que ellos mismos «no sienten». Desde Rousseau y Sade, se ha resaltado esa hipocresía social, la defensa del corazón y del instinto salvaje. Otras formas posteriores de lo mismo, son la voluntad de poder, la crítica al asno o a la oveja, modelos cristianos, según unos u otros cánones de referencia. Una forma más elaborada intelectualmente, ha sido propuesta por Heidegger: La libertad de escogerse a sí mismo. El arte, el arcoiris, la transgresión y la autodestrucción, han ido de la mano y se nos ofrecen estos días en la pasarela por la que desfilan los titulares de periódicos y telediarios. Bien, veamos.

El mono más sabio, como el pez más inteligente, tienen una capacidad craneal de 500 cc, es decir, la tercera parte de la que tiene el ser humano. Estos detalles no son decorativos o estéticos sino determinantes del sentir y del comprender. El programa genético de estos amables animales está muy determinado y apenas deja márgenes de indeterminación. No son robots porque son sistemas biológicos. Si tienen hambre, comen, si tienen sueño, duermen y si ven una hembra, se aparean. Por hacer «lo que les sale de dentro», ninguno de ellos se vuelve loco. Están hechos, fundamentalmente su código y su estructura cerebral, para esa función. Al “funcionar”, según lo programado, son felices y sabemos que lo son porque eso es algo que se ve en la cara de los animales y también de las personas.

Los hombres y las mujeres, cada uno y una en su caso, tiene un cerebro mucho más complejo, con mayor número de neuronas y con un sistema de transmisión de señales eléctricas con mayor número y calidad de dendritas y de sinapsis, o sea, de contactos entre neuronas. Las áreas asociativas del cerebro están muy desarrolladas y se agolpan en la zona occipital. El resultado es bien sencillo: Los seres humanos estamos hechos, no para responder inmediatamente al estímulo del medio o para vivir siguiendo fielmente la pulsión instintiva sino «para que nos lo pensemos antes de actuar». Somos así ¡qué le vamos a hacer!. No vamos a culpar a nadie de que seamos tan inteligentes.

A cuentas de todo esto, un ser humano no tiene el futuro predeterminado: «yo soy así, no tengo remedio», no tenemos genéticamente “espíritu de gafe” sino que toda nuestra estructura biológica está hecha para hacer posible que construyamos una historia, un argumento, nuestra vida. La especie humana no tiene el futuro hecho sino que tiene que producirlo.

Puede observarse que los animales se repiten siguiendo su metabolismo, los ciclos biológicos y los ritmos que les marcan las estaciones del año, el cambio noche-día y los procesos naturales de crecimiento y envejecimiento. Ninguna especie animal tiene historia, porque es incapaz de cambio, de rectificación, de proyecto y de autoconstrucción. La razón de todo esto no nos la dan los predicadores o los visionarios sino la neurociencia y el sentido común que de ella se deriva.
Tenéis razón, cada uno debe elegir su propia identidad, pero eso en ningún caso es seguir las pulsiones del instinto, las tradiciones biológicas, el pasado de nuestra especie que presiona.

Estar hechos para pensar significa que todos los datos que nos proporciona la biología (y la sociedad) son “materiales” a tener en cuenta en nuestro proyecto personal. Tendremos que plantearnos lo que queremos ser, pero decidamos lo que sea, siempre será, dicho en términos fáciles, un levantar la vertical por encima de la horizontal.

No es complicado entender que la biología tira a lo fácil y que lo fácil es lo cómodo, lo que no cuesta trabajo. Lo que cuesta es levantarse, izar el camino de la vertical. La diferencia entre hombre y animal es ésta: el animal sestea, el hombre trabaja. Ese trabajo debe ser lo más creativo posible lo que significa lo más innovador, lo más inteligente. El coste ineludible de la libertad está bien claro: pensar y trabajar. En esas coordenadas los instintos, los sentimientos y las imágenes se reestructuran al servicio del propio proyecto y de la propia historia. El pasado humano tiene la función de hacer futuro.

Es entonces que el hombre se siente feliz porque está desempeñando, más o menos bien, aquello para lo que está hecho. En cuanto siente nostalgia de la selva o de la pradera, en cuanto se levanta de la siesta, tiene que acallar dentro de sí, un vacío infinito. Y lo acalla con todo lo que ayuda a dormir. También precisa, pues, al fin y al cabo es racional, legitimar su opción argumentando que es auténtico, que ha hecho la opción fundamental por lo que siente. Es decir que teniendo 1500 cc. de capacidad craneal, opta por conformarse con 500 cc. La diferencia entre ambas capacidades define las dimensiones del vacío interior resultante.

16 comentarios:

  1. Hola, saludos desde la orilla!
    Más tarde comento por aquí, que ya he leído todo el texto y me ha dejado patidifusa...
    Ahora no tengo mucho tiempo y quisiera escribir tranquilamente.
    Sólo pasé para darte las gracias por seguir mi espacio y por asomarte y dejar tu huella...
    Un abrazo y hasta dentro de unas horas!

    ResponderEliminar
  2. Las elucubraciones entre libre albedrío y destino impuesto son tan antiguas como el propio pensamiento abstracto. ¿Somos marionetas que hemos de cumplir unos condicionamientos genéticos? ¿Existe un plan cósmico en el que cada uno de nosotros es un eslabón? ¿Tiene un niño etíope las mismas oportunidades para "realizarse" por sí mismo, que uno canadiense? ¿Por qué, en una misma familia, con condiciones de partida semejantes, un hermano puede "elegir" conscientemente ser un médico y el otro un asesino?

    ResponderEliminar
  3. Gracias Edurne, un abrazo para ti con todo cariño.

    En cuanto a las elucubraciones, Mannelig, paradigma congeniado entre el albedrio y el alabado destino, mencionado siempre desde el controversial pero necesario "existencialismo" que por si mismo, por supuesto da vida y color al telon de fondo de todo el idealismo mas rebuscado y exento de firme al cual postergar.

    "Somos en efecto, lo que somos por el simple hecho de serlo..." yo diría “y querer serlo” Podría decir tal frase común y entendible, pero aun así no seria tan preciso o mas claro que el mensaje por si solo, donde aplique tal controvertida realidad, tomando como referencia este reciente acontecimiento sobre el ídolo del Pop.

    Mi anterior noción es parte, quizá una extensión referente del 1er articulo que publique, encontrado en la parte mas abajo llamado "Lo inmortal y lo eterno, paradigma de lo existencial"

    La filosofía tiene miles de ramificaciones y puntos de apoyo, las controvertidas dudas, la apasionante y difusa contradicción entre el entendimiento y lo entendido, lo que esta ahí, pero no somos capaces de verlo u quizá cuestionarnos su existencia con veracidad. Lo que se supone “es” y lo que no, la particularidad del “ser” y su involuntaria capacidad frente a algo que antes fue… Etc…

    Excelente, los veo en sus Blogs. Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  4. Monsieur, interesantisimas reflexiones sobre nuestras raices geneticas. Resulta un alivio leer eso de que no tenemos el espiritu de gafe. A veces una llega a dudar. Resulta interesante pararse a pensar en eso de que los animales no tienen historia.

    Espero que sigamos en contacto.

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Excelente post Ángel. Me ha dejado pensando bastante. Yo concuerdo en que el libre albedrío existe. Sin embargo, el propio ejemplo con el das inicio a tu texto, el de Michael Jackson, es susceptible de poner en duda hasta qué punto tenemos la posibilidad de elegir. Los logros de Michael en el terreno profesional nos llevan a pensar en que el hombre forja su propio destino. Sin embargo, su vida personal lo contradice al completo. Como es evidente, Michael sufría de graves problemas de dismorfobia, es decir, le tenía terror a "verse en el espejo" por un autoconcepto completamente distorsionado. ¿El origen? Probablemente el abuso sexual que sufrió en la infancia. ¿A quién veía Michael cuando se miraba al espejo? A su padre. Por tanto, tenía que destruir esa imagen, sufrir una metamorfosis, una transformación por completo. El intentó volverse totalmente lo contrario a su padre, llevándolo a un nivel físico porque siempre es menos doloroso combatir un dolor físico que uno psíquico. Los dolores del alma son los más difíciles de curar. ¿Libre albedrío o contexto de vida lo que lo orilló a esta búsqueda enfermiza de "volver a nacer"?

    Gracias por pasarte por mi blog. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Francamente interesante. Y sorprendente, pues al saber se une la amenidad.
    ¿Tenemos todos libre albedrío? ¿Lo tiene sólo una parte de la especie humana, la que por cultura, nacimiento, influencias del medio, puede acceder a él?
    Como posteaba Manelig ¿Tiene la misma potencia de libre albedrío el niño etíope que el canadiense?
    Una vez leí una frase que rezaba más o menos así: Muchas personas preferirán volverse locas antes de hacerse cargo de sus propias vidas.
    No veo tan claro que izar el camino de la vertical y superar nuestro estado instintivo nos haya llevado muy lejos de nuestros origenes en la selva. Simplemente hemos creado un gran aparato ortopédico que nos sustenta, pero sin el cual volvemos a arrastrarnos por la tierra.
    Habrá que seguir el debate.
    Un placer haber estado aquí. Voy a colgar la foto, que he visto un hueco en el tablón.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. _________________________

    Masquée: Madame, me permito agradecerle por su comentario y presencia, gracias. Por supuesto seguiremos en contacto, que tenga en especial un buen día.
    _________________________

    Francisco: En efecto, excelente critica concuerdo con lo dicho, muchas gracias por tu genial aportacion y claro por estar aquí. En tu pregunta, al final... Me inclino más a la segunda, que para este controvertido personaje, lejos de orillarse... Se hundió en esa afanada búsqueda.
    _________________________

    Enric: Muchas gracias por tu comentario y aportación, tal cual así es... Tenemos el albedrio de nuestra parte, mas no siempre es nuestro aliado, pues difiere de los traumas que han quedado adheridos, tal cual sucedió con este hombre musicalmente brillante.

    Que por desgracia, el mundo fue testigo... Cedió a su locura, a ese locura que todos compartimos, pero en menor medida por supuesto... A el lo cautivo, lo impregno, lo deformo. Se adueño de su imaginario a tal forma que lo adapto a toda esa vida. Como ejemplo... Su perfil esta bien. Mas la idea central del texto es clara, refutada pero cierta.
    _________________________

    Hasta pronto a todos. Éxito, salud, más que nada salud. Nos veremos.

    ResponderEliminar
  8. Hola Ángel! Muchas gracias por tu agradable visita, tu blog me ha encantado. Un saludo!

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Hola José Angel!

    Es muy bueno tu artículo, tenemos algunos instintos animales pero a la vez somos capaces de decidir si queremos dejarnos llevar o construir una ética en relación a estos instintos, somos seres sensibles y hay que pensar que el sólo dejarse llevar puede dañar a otros.

    La libertad esta bien sólo hasta cierto punto.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  11. Creo que no puedo retirarme del texto sin felicitarte

    por razones personales más que nada

    en mi universidad había una obsesión casi ridícula por Heidegger, yo como estudiante de Humanidades me tuve que beber cuanto quisieron de él sin que por eso, lo confiezo, pudiera yo superar mi propia devoción por filósofos, cómo diré, más primarios (según mis maestros) como Tomás de Aquino

    creo que si mi acercamiento hubiera sido guiado de una forma similar a como lo haces en esta entrada hubiera sido menos rebelde ante ciertas voces que en su momento me irritaron

    o será que he cambiado?

    o será que he entendido.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Ana: Un placer estar en tu blog, encantado de tu visita. Un abrazo, seguimos en contacto n_n
    __________________________

    Minerva: Saludos y gracias por tu mensaje, un gusto verte por aqui. En efecto... La libertad, conveniente o no, es de uno, tiene sus limites, valla limites... Visibles y no, por más que uno quiera, se confunden, mas se entienden con prudencia.
    ___________________________

    Mau: Muchas gracias por tu mensaje, que detalle, me permito decir... Que has entendido. Por lo entendido en tus letras, te afirmo... Todos cambiamos, evolucionamos para adaptarnos mejor al medio, no físicamente claro pero si intelectualmente, no lo vemos pero si lo apreciamos. Esta ahi.

    Entender es una virtud, comprender viene después.
    ___________________________

    ResponderEliminar
  13. Hola Josè Angel,pff me siento pasmada con tu
    post...vaya sacrificio que tenemos en aras de la seudointeligencia!:)

    Me ha encantado tu recordatorio, no dudarè de
    hacer valer mi libre albedrìo jooo

    gracias por tu visita y estarè por aqui siempre que el tiempo me la permita

    saludos

    ResponderEliminar
  14. Hola She, gracias por tu comentario, bienvenida siempre.

    Te deseo lo mejor, por supuesto seguimos en contacto. Hasta pronto.
    ____________________________________

    ResponderEliminar
  15. Gracias por hacerme una visita José Angel! Quedé maravillada con tu espacio. Muy interesante el análisis que nos has planteado hoy.

    Te seguiré visitando a menudo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  16. Lady Carolone, gracias por la amabildad de pasar. Para mi un honor tenerte aqui.

    Hasta pronto, nos leemos... Que estes de lo mejor.

    Exito a todos, salud... Pero sobre todo Salud!
    _______________________________

    ResponderEliminar